viernes, julio 30, 2010

El Mejillones detenido


Una vez escribí un cuento un poco absurdo en el que el chamán de un enfermo era detenido por tráfico de drogas. 

Pero la vida imita a la absurdez y hoy he leído que han detenido al chamán del mísmisimo Evo Morales por narcotráfico. El chamán se llama “el Mejillones”, lo que confianza no aporta mucha. Se le detuvo junto  a unos colombianos y esta fue su excusa:

He sido engañado. Es una sorpresa. No tengo nada que ver", dijo Mejillones y aclaró, aludiendo a los colombianos, que les hizo "un favor humanamente: ellos me dijeron que iban a hacer pastillas de hierba, pomadas", explicó a la agencia Fides.

Pues sí, a veces a los colombianos les da por hacer pomadas... 

miércoles, julio 28, 2010

Imaginen que soy un útero


Leo en “el Mundo” que los estados más conservadores de Estados Unidos, Utah e Idaho, son los que "curiosamente" tienen el consumo más alto de porno online y en papel. No comprendo lo de “curiosamente”. Yo habría escrito “lógicamente”.

Los Legionarios de Cristo no tienen esos problemas con el porno. Nada mejor que unas reglas muy estrictas para evitar tentaciones. He aquí un parrafo sacado del dominical de “El País” sobre esta... ¿congregación?  

“Los legionarios deben salir siempre de dos en dos. No pueden escribir a una mujer; pasear, fotografiarla, viajar ni convivir con ella; tampoco estar a solas ni visitarla en su domicilio (a no ser que se esté muriendo). No pueden poseer libros, ni radio, ni televisor. Y leer únicamente la prensa que autorice su superior. Su correo está intervenido. El que envían y el que reciben.” Aunque en el texto no lo dice supongo que internet también estará prohibido o castrado.

Tienen tanto miedo al sexo que piensan que sólo junto a mujeres moribundas no hay peligro. Eso es porque no han visto "True Blood" .

Pero para evitar tentaciones nada como caer en ellas: hay que  “hacer la cópula” siempre que un miembro del matrimonio lo requiera. Eso era lo que les recomendaron a unos conocidos en el cursillo prematrimonial unos curas del Opus. Si uno de la pareja quería, aunque el otro no tuviera ganas, había que “hacer la cópula”. Así luego nadie se iba a buscar fuera lo que no le habían dado en casa.

Eso sí, cópulas las que hicieran falta pero sin otro método anticonceptivo que el ogino. Entre cópulas, oginos y demás los curas se pasaron casi todo el curso prematrimonial hablando de sexo. Alguien debería decirles a estas gentes que hablar constantemente de algo se le llama estar obsesionado. Lo malo es que ellos piensan que quien está obsesionado es el resto de la sociedad y en ese error viven.

El método ogino lo explicaba un cura ya anciano, de los de sotana negra. En un momento de la explicación, para resultar más gráfico, se abrió de brazos y dijo:
-Imaginen que yo soy un útero...

Y ahora el que tiene un problema soy yo porque cada vez que oígo la palabra “útero” me imagino a un cura viejo con sotana negra y los brazos abiertos. Pero en fin, podía haber sido peor, el cura podía haber dicho que imaginaran que era una vagina.


lunes, julio 19, 2010

Crónicas estivales: separatismo binguero


En estos días pasados de tantas banderas y tanta España y de las manifestaciones por el Estatut catalán oí en el pueblo un retazo de conversación en la que una persona se quejaba de que los catalanes no nos quieren. Su oyente no comprendía que no nos quisieran. Igual sí comprendía que una macizorra excelsa no lo quisiera. Pero que no te quiera un catalán hasta ofende por aquí. 

Creo que un día escribiré una novela titulada “El desamor de los catalanes”. Bueno, no. Pero la duda de mucha gente es esta: ¿cómo pueden no querernos los catalanes? ¿Por qué algunos de ellos quieren separarse de nosotros?

La verdad es que hay gente en el pueblo que a su manera también es muy separatista. Pero se quieren separar de sus propios vecinos. Por ejemplo, había una asociación de amas de casa. Pero algunas “miembras” se llevaban mal entre ellas y se escindieron y ahora, en un pueblo de 3.000 habitantes, tenemos dos asociaciones de amas de casa. Creo que algo parecido le pasó al grupo de bailes de salón, que se separó en dos. Es que en invierno no hay mucho que hacer por aquí.

 Las relaciones entra las dos asociaciones son tirantes. Tirantes de casi tirase los pelos alguna vez, perdonen el chiste. Ambas tienen como fuente de financiación, entretenimiento y principal actividad, el bingo. No hace mucho, me cuentan, al bingo de una de las asociaciones, llegaron unos desconocidos y compraron cartones. A mitad de un cartón se levantaron pero no para cantar bingo sino para identificarse como policías, requisar bingo y dinero e identificar a las responsables. Las víctimas sospechan que hubo un chivatazo de la otra asociación. Me temo que la guerra del bingo va a continuar. Mientas el pueblo continúa entretenido. 

 Sólo me quedan unas dudas: ¿Qué habría pasado si a uno de los policías le hubiera ido bien el cartón? ¿Habría intentado convencer a sus colegas para que le dejaran terminar el cartón y cantar bingo? ¿Para cuándo una redada en las partidas de dominó de los bares?

viernes, julio 16, 2010

Crónicas estivales: el Diferido


Leo que al padre de Andrés Iniesta le llaman “el Diferido” porque sufre mucho cuando juega su hijo y no puede ver los partidos en directo. Así que cuando Andrés Iniesta puede estar ganando la Champions al hombre igual se le ve paseándose por el pueblo.

Es uno de esos motes con mucho ingenio y cierta mala baba que se oyen por los pueblos. De mi pueblo recuerdo varios que me hacían gracia. Había un tipo bastante ludópata que a veces jugaba simultaneamente a dos máquinas tragaperrras. Le llamaban Nacho Cano.

lunes, julio 12, 2010

Crónicas estivales: conflicto canino

mi sobrina corriendo con Harry

 Ayer me senté a leer el periódico en una terraza de la plaza del pueblo y mi perró se meo en la rueda de un cochecito de bebé. Al principio sólo acerté a decir, a modo de excusa: “algo habrá olido”.  


 El dueño del coche se cagó en mi perro y en su madre (la de mi perro). Yo no sabía si me podía ofender porque insultaran a mi perro. Al fin y al cabo es mi perro. Me dieron ganas de decirle que fuera a mearse en las ruedas de mi coche, que estaba cerca, para compensar. Que yo no me iba a cagar en él por eso. Pero en fin, no me ofendí. Cansa tanto eso de ofenderse.


También dijo el dueño del cochecito que si pillaba a mi perro le iba a dar una patada pero la verdad, eso no me inquietó porque es difícil pillarlo. Yo aún no lo he conseguido, es un perro huidizo. La mujer del que insultaba a mi perro desdramatizó. Después su niña quería jugar con el perro y el padre terminó haciéndole fotos a su hija  con Harry. Podría filosofar sobre lo cambiante del ser humano y tal y cual...


A mis sobrinos les hace ilusión poder pasear al perro atado. Antes lo soltábamos pero como no hace caso a veces huía y se pasaba el día  por ahí. El perro se llama Harry en honor a un príncipe inglés. No sé porqué esa veneración de mi madre a la monarquía británica. Aunque viendo a Harry con sus legañas, su despeluche de perro sin raza y sin nada, de perro abandonado, de perro asustadizo porque tal vez pasó mucho miedo de cachorro, no sé si es veneración monárquica llamar así a nuestro perro. Pero bueno, en cualquier caso mejor Harry a Felipe, que se parece demasiado a mi nombre. Además en el pueblo hay varios Felipes y no sé si les sentaría bien que nosotros llamáramos así a nuestro perro.

miércoles, julio 07, 2010

Imaginarse ballenas no es tan difícil




Al comienzo de “El Principito” el narrador cuenta que una vez hizo el dibujo de una boa que se había comido a un elefante pero los mayores sólo veían un sombrero.

Imaginarse una boa que se ha tragado un elefante parecía entonces un prodigio sólo al alcance de un niño. Pero ahora he descubierto que hay países enteros que imaginan, por ejemplo, ballenas.

Se está celebrando en Marruecos la reunión de la Comisión Ballenera Internacional, que estudia levantar la moratoria de la caza de ballenas. Japón, que quiere acabar con la moratoria, ha conseguido el apoyo de Mali. En Mali dicen que las ballenas esquilman sus bancos de pesca. La cuestión es que Mali, como se puede ver en el mapa, no tiene mar, y por lo tanto debe andar escaso de bancos de pesca y peor de ballenas, a no ser que tengan ballenas de agua dulce en alguna laguna. (Por cierto, "alguna" y "laguna" tienen las mismas letras. Tonterías que descubro).

Tal vez lo que tienen en Mali es hambre, que desarrolla la imaginación, tanto que te permite soñar con inmensidades como mares y ballenas. Y corrupción para recibir regalos de los japoneses, como "masajes con final feliz". Y la corrupción también ayuda a imaginar. Si no miren el caso de la autovía de Ibiza, la gélida Ibiza, para la que unos políticos imaginaron nieve que no hay y compraron tres camiones quitanieves por un millón y medio de euros. Los camiones no aparecen, como la nieve.

Lo malo de todo esto es que no sólo serán los malienses quienes imaginarán ballenas. Si esto sigue así pronto tendremos que imaginarlas todos.

jueves, julio 01, 2010

Oído en la calle

Hoy, por Atocha, una mujer hablaba por teléfono:

-Lo mejor es que te tomes un lexatin...

La señora sigue caminando y escuchando al otro lado del teléfono. Al poco vuelve a hablar.

- O tómate tres.

Tiempos estos muy de lexatín