jueves, mayo 14, 2009

Susan Boyle y la belleza


¿Habría tenido este éxito la virginal Susan Boyle de ser guapa? No lo sabemos, lo que es seguro es que ya no sería tan virginal.

Sí, puede resultar emotivo ver a Susan Boyle cantar bien cuando todo el mundo esperaba que hiciera el ridículo. Dicen que Demi Moore lloró al verla cantar. A mí me pasó lo mismo al ver a Demi Moore en “Streaptease” . Guionazo.

Nos gustan estas historias que remiten al patito feo que como todo el mundo sabe resultó ser un cisne…pero… ¿son el resto de concursantes patos y Susan Boyle un cisne? ¿Cómo sería un mundo de cisnes a lo Susan Boyle? ¿Al final no es el cisne sino un animal de cuello largo que vive en charcas y se alimenta de pan seco suministrado por ancianas?

Creo que nos gustan estas historias de revelación, de superación, de encontrar la belleza en la diferencia porque pensamos que algún día llegará nuestra redención y alguien descubrirá lo guapos o buenos que somos… ¿En qué? ¿Dónde? ¿Cuándo? Ah, si lo supiéramos no estaríamos aquí escribiendo tontadas. (¿por qué escribo en plural? Será porque es mayo).

Realmente la belleza no está en la diferencia porque todos los guapos son muy iguales y se parecen en algo: son guapos. Esto de la diferencia es una chorrada que nos inventamos los del montón para irnos consolando porque lo que sucede al final no es que la belleza esté en la diferencia sino que la diferencia está en la belleza.

(esta última frase no tengo muy claro qué significa pero me gusta por aquello de la simetría. Es una de esas frases tajantes que se colocan para terminar algo y si después de decirlas te vas muy serio mirando el techo parece que hasta tienen enjundia y tú eres un tío listo). En fin, siempre nos quedarán aquellos versos del Señor Chinarro: “pudo ser un amor del montón pero todo el montón era mío…

2 comentarios:

Dormidina dijo...

O como dicen los Manel Els guapus són els raros.

trilceunlugar dijo...

y nosotros querido amigo mío a qué bando pertenecemos?