miércoles, enero 27, 2010

De Rodríguez Ibarras y fregonas, de Muñozes y derechos


Vuelve a la carga el señor Rodríguez Ibarra contra los derechos de autor y ahora también contra Muñoz Molina, que osó replicar su bien construido artículo sobre fregonas y maletas.

Dice el gran Ibarra, Primero de Extremadura, que podría dedicarse si quisiera a difamar y calumniar a Muñoz Molina. Que recursos no le faltan. No lo dudo. Seguro que si se pusiera sería un gran difamador y calumniador. De hecho le auguro un gran futuro como tal. También un gran pasado.

Dice el gran Ibarra, Primero de la Junta, que hace años, cuando renunció a su sueldo como ex presidente de la Junta suya, lo hizo por un motivo. Al parecer se lo ocultó a su gente, que no comprendía el inusual gesto. Pero ahora nos lo ha dicho a todos. Renunció al sueldo para poder llamar mentiroso a Muñoz Molina. Él no cobra por ex presidente pese a lo que dijo Antonio Muñoz. Qué gran futurólogo se ha perdido. A ver si pone consulta.

Le ha salido por un pico llamar mentiroso al otro, la verdad, yo le calculo unos 200.00 euros mínimo, pero allá cada cual con sus dineros. Yo no creo que sea necesario renunciar a sueldos para eso. Fíjese, Señor Ibarra el Grande de las Extremaduras:

-Señor Muñoz, Molina, está usted feo con esa barba y parece un cascarrabias. Tiene pinta de llevar pantuflas todo el rato.

Y así podría seguir. Y gratis.

Parece que al Señor Extremadura de las Ibarras le duele que hayan leído y valorado más el artículo de Muñoz sobre el suyo que el suyo propio. Piensa que si Muñoz no llega a citarlo en su artículo no habría tenido tanto éxito. No se preocupe usted. Yo le valoro a usted mucho su artículo. Y le pongo un diez.

Dice el Ibarra Señor de las Extremaduras que se gana la vida de profesor de universidad. Eso no le sorprende a nadie que haya ido a la universidad y oído a algunos de sus profesores.

Otra cosa sí sorprende. Dice que además se gana la vida observando la realidad que le circunda (sic). A ver. O la realidad le circunda mal o el observa de aquella manera porque hasta hace unos días el hombre no sabía ni que se podía comprar en internet una canción de un disco en lugar del disco entero. Lo que me intriga es quién le paga a este señor por observar realidades circundantes. ¿A cuánto le sale la hora? Si eso yo igual me apunto.

Además dice Juan Carlos que él va contra el discurso dominante. Está claro que el señor Extremadura no se entera. Mire las encuestas o los foros a ver qué opina la gente sobre pagar por contenidos culturales en la red. Ya se lo digo yo. No está muy a favor. Ese es el discurso dominante. Otra cosa es el ruido que hagan los Alejandros Saez y las Sgaes.

Claro, que si le preguntaran a la gente si está a favor de comer jamón de Jabugo gratis o pagando, creo que preferiría gratis. Pero como no les queda otra, lo pagan.

Dice el gran Juan Carlos, de las Ibarras extremeñas, que con su primer artículo pretendía “crear un debate, no defenderse a sí mismo, ayudar a ser libres y a abrir mentes y no a cerrarlas, como el ilustre escritor con su ataque personal”. Expongo una de sus ideas del otro día, en concreto de las de abrir mentes. Atense los machos, que dicen en mi pueblo:

¿Acaso cuando alguien compone una balada, de cuya autoría reclama la propiedad intelectual, no está creando algo sobre creaciones anteriores o contemporáneas a él? ¿No hubo antes que él alguien que escribió la primera balada de la historia? Es imposible imaginar que una creación de ese tipo se sostiene sobre la nada o sobre el vacío.”

Sí, yo soy mucho más libre después de leer estos pensamientos tan profundos. Me dan ganas de salir corriendo en bolas por Lavapies, de lo libre que me siento. Tao puro, zen concentrado. Si alguien me ve de tal guisa una noche de estas ya sabe lo que me pasa: yo he leído a Ibarra.

Dice el Señor Rodríguez Señor que los derechos de autor no han existido siempre. Que el mal viene de cuando se inventó la imprenta. Es un poco posterior pero bien, no nos vamos a poner pejilleros por unos siglos. Pero lleva mucha razón Carlos Juan Extremadura.

Antes de que se inventara la imprenta no había libros impresos y por lo tanto no podía cobrarse nada por ellos. Una pena. Es más, creo que hasta que no se inventaron las películas no se podían cobrar entradas para verlas. Y una sospecha me asalta: me parece que antes de que naciera el señor Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el señor Juan Carlos Rodríguez Ibarra no había nacido.

La verdad es que la culpa de todo lo tiene este Muñoz, que es muy Molina. ¿Pues no pretende el tío vivir de escribir libros y que se los compre la gente? Y no sólo él. Quiere que sus hijos también puedan recibir un dinerillo si se siguen vendiendo los libros de su padre. ¡Durante 70 años! Vamos anda. Y también querrá comprarse el Molina una finca y que la hereden sus vástagos Muñoz Lindos. Cómo son estos artistas.

Pero no alarmarse. Este gran profesor que es tan ex presidente como docente de las Extremaduras tiene una solución. ¡El Estado! Cito: “el Estado debería comprometerse a mantener la actividad creadora de nuestro país al estilo de lo que se hace en la producción cinematográfica”. Claro que sí.

Como serían unos cuantos los que querrían cobrar por sus libros habría que crear comités para ver qué creadores merecen subvención ¿Y quién mejor para decidirlo que unos comités bien montados por los políticos?

Claro que a ver cómo te paga un político un libro en el que lo pongas verde. Pero no, habría buenos y justos baremos, puntos, papeleos, sellos y pólizas y burocracias. ¿Para qué dejar en manos del público y el mercado qué libro merece la pena sobrevivir y cuál no pudiendo decidirlo el Estado y los políticos?

Yo creo que puestos a dejar cosas en manos del Estado también debería elegir el Estado quién puede presentarse a amante de los atardeceres o a astrónomo aficionado. Y también que un buen comité decidiera quién puede ser presidente de una junta. ¿Para qué eso de las votaciones tan arcaico?

Yo no creo que deban continuar los abusos y tropelías de la SGAE. Yo no creo que la creación cultural esté en peligro. El otro día mi sobrino de seis años hizo una película con el móvil. Muy bonita aunque trepidaba. Sí, habrá creación. Pero imagino que muchos creadores de calidad decidirán que si para vivir sólo pueden aspirar a la limosna del Estado van a crear Rita y como mucho el señor Ibarra, Carlos Rodríguez.

Tendríamos entonces sus artículos, entretenidos, eso sí, pero no muy fiables. Porque aunque a Ibarra le circunda la realidad y mientras esto pasa, él la observa, creo que el hombre sigue sin enterarse. No he tenido yo el placer o el disgusto de hablar con Molina Antonio Muñoz, pero creo que al hombre Molina se la pela que sus libros lleguen a los lectores en papel o pantalla. El formato. Yo supongo, poniéndome en las barbas de Molina que éste querrá vivir de su trabajo sin que un Estado gobernado a veces por gente como Ibarra lo subvencione. Es que este señor tiene pinta de antiguo (Molina, Ibarra está muy digital).

Y en fin, podría seguir comentando el churrimerinismo en el que cae luego el Extremadura de Ibarra, pero me canso, es tarde y termino.

Una última pregunta me asalta (pero poco). ¿Habrá cobrado el señor José Luis Rodríguez Ibarra por su artículo de hoy en “El País” o lo habrá escrito gratis? En un futuro hipotético, ¿habría decidido el Estado que es su artículo una creación subvencionable? ¿O habrá elegido Rodríguez no cobrarlo para poder restregárselo luego a los mindundis de la red como el abajo no firmante?

pd: Vaya peñazo me he escrito. Ea

3 comentarios:

rosa dijo...

por favor si decides salir en bolas por Lavapies,avisas!!
!Qué bien discurres perplejo mío!

Anónimo dijo...

eres un crack Felix!
Ibarra muy digital..... de muerte
Un abrazo golfo
Peru

tropovski dijo...

Si esto es un peñazo, que venga Ibarra y que lo vea. Pero que no venga en bolas, por Rodriguez.

Excelente texto, Perplejo. Tus perplejidades me desperplejan. (Y me apunto al strikin, que divertido).