miércoles, junio 04, 2008

la encuesta

ISMAEL
Aquel día, cuando sonó el teléfono, no debí cogerlo. “Número desconocido” se leía en la pantalla, cuando todo el mundo sabe que “número desconocido” no es un número, son dos palabras. Empezábamos mal. Además, yo conozco todos los números. Son diez. El imperio romano no cayó por la llegada de los bárbaros. Los bárbaros eran los romanos, que no conocían el cero. Yo estoy muy familiarizado con el cero.

Oímos el ruido de un teléfono sonando.

ISMAEL
El teléfono sonaba. Pero no sabía si cogerlo. Uno de mis muchos problemas es que oigo voces. Sobre todo cuando suena el teléfono y lo cojo. Sí, entonces oigo voces. Y esa vez me iba a volver a pasar.

ENTREVISTADORA
Buenos días. ¿Ismael la Torre?

ISMAEL
Allí estaba la voz. Hay gente que dice que es mejor no hacer caso a las voces pero a mí se me dio una educación, aunque nunca la cogí. También dicen que es mala señal oír voces dentro de la cabeza. Parece ser que la gente sana las oye fuera de su cabeza. ¿Fuera dónde? ¿Están las voces en la despensa y ellos en la cocina? ¿Dónde tiene esa gente el fuero interno? ¿En el balcón? No sé. Hay cosas que se escapan a mi intelecto, como que la gente oiga cosas fuera de su cabeza, como que llamen sabio a Luis Aragonés.

ENTREVISTADORA
Perdone, ¿es usted Ismael La Torre?

ISMAEL

Sí, soy yo.

ENTREVISTADORA
Buenos días.

ISMAEL
Buenos días.

ENTREVISTADORA
Le llamaba para hacerle una encuesta sobre su nivel de satisfacción con nuestra compañía telefónica, Unicom.

ISMAEL

¿La suya?

ENTREVISTADORA
Que es la suya

ISMAEL
(sorprendido) ¿La mía?

ENTREVISTADORA
La de usted.

ISMAEL

¿Seguro?

ENTREVISTADORA
¿Es usted Ismael la Torre?

ISMAEL

Sí.

ENTREVISTADORA
¿Y está contento con su compañía telefónica?

ISMAEL

¿La de usted?

ENTREVISTADORA
(suspira, algo nerviosa ya) Eh... sí, sí, la mía.

ISMAEL
Estoy muy contento. Rabiosamente contento. ¿Cómo dice que se llamaba la compañía?

ENTREVISTADORA
Unicom. Ismael, del uno al diez, ¿cómo valoraría nuestro servicio de información?

ISMAEL

¡¿Y el cero?! ¿No tienen cero?

ENTREVISTADORA
No, no tenemos.

ISMAEL

¿No sabe que el imperio romano cayó por no tener ceros? Inventaron los acueductos y las orgías, y las vías romanas, pero no el cero.

ENTREVISTADORA
(desconcertada) No, no lo sabía.

ISMAEL

Pues deberían tener ceros.

ENTREVISTADORA
¿Pero nos va a valorar con un cero?

ISMAEL

Me gustaría ponerles un cero por no tener ceros, pero claro, al no tener ceros, no puedo. ¿Lo comprende? Yo no.

Se oye un ruido de llaves y puerta abriéndose.

ISMAEL

Pasó entonces mi mujer, que venía del podólogo. Va todos los días aunque siempre se queda en la puerta, porque hace años que el podólogo murió.

ESPOSA
Hola cariño. ¿Qué haces?

ISMAEL

Aquí estoy, hablando con una compañía muy importante. Quieren que los valore pero no tienen ceros. Ni un cero. Ni medio.

ESPOSA
¿Te has tomado las pastillas?

ISMAEL

Aún no.

ESPOSA
Pues tómatelas, que estás fatal.

ISMAEL

Y se fue hacia dentro con la compra. Mi mujer piensa que yo estoy loco, y yo, por no disgustarla, le doy la razón, como se les da a los locos, porque yo, en mi fuero interno, que lo tengo dentro, pienso que ella está loca. Las parejas funcionan mucho mejor si los dos piensan que el otro está loco. Se aguantan más cosas, a los cuñados, o las conversaciones largas con gatos, los diálogos con la pantalla del televisor.

ENTREVISTADORA
¿Qué dice del televisor, señor?

ISMAEL

Ah, perdone, ¿estaba pensando en voz alta?

ENTREVISTADORA
Sí, todo el tiempo. ¿Podemos continuar?

ISMAEL

Sí, claro. ¿Continuamos sin ceros?

ENTREVISTADORA
Sin ceros

ISMAEL

Continuemos.

ENTREVISTADORA
Del nueve al uno, ¿cómo valora usted nuestro servicio de reparación?

ESPOSA
¡Ismael, por favor, tómate las pastillas y deja de hacerle caso a las voces!

ISMAEL

¡Ya voy! Señorita, la voy a tener que dejar.

ENTREVISTADORA
¿Por qué? ¿Por que le he molestado?

ISMAEL

No. Simplemente porque la oigo.

ENTREVISTADORA
¿Por eso?

ISMAEL

Sí. No es bueno oír voces. Y menos hacerles caso.

ESPOSA

¡Las pastillas!

ISMAEL

Adiós… ¡Voy, voy!

Se oye el sonido de alguien que cuelga el teléfono.

1 comentario:

trilceunlugar dijo...

Me ha encantado!
jaja, cuando quedamos para que me hagas una encuesta de voces exteriores?
Todos los besos
Pd. Una casa en Cuenca no es lo mismo, pero siempre me haces reir